Sobre Vegaterráneo

Vegaterráneo es una propuesta de consumo responsable que investiga de una manera intuitiva y cotidiana platos y recetas tradicionales. Comer cada día es un acto necesario en el que se comunican continuamente lo que hemos sido y lo que queremos ser y nuestra respuesta debe tener en cuenta cosas que desbordan nuestra inmediatez. Por lo tanto, no se trata de buscar con rigor o de  ser escrupulosamente fieles a la tradición tanto como aprender que la creatividad no es solo propia de la alta cocina y que no implica siempre mirar hacia adelante.

Hay una urgente necesidad de desvelar un sistema que nos esconde sus propios fantasmas y nos convierte continuamente en cómplices de una maquinaria devastadora. Cada uno de nosotros puede ser la medida exacta de la solución siempre que seamos conscientes de los problemas que nos afectan como sociedad: ecología, distribución desigual de la comida, maltrato animal, consumo agresivo, nutrición y salud, etc.

Es por ello que planteamos una alternativa que rescata del pasado una forma de consumo que se muestra más ajustada a nuestras necesidades reales a diferencia de aquello a lo que nos empuja la sociedad actual. La dieta mediterránea implica el consumo de productos de cercanía, con lo que evitamos, por un lado, la importación y, por el otro, el cultivo de elementos que las condiciones de nuestro ambiente no están preparados para aportar. Implica también que lo que comemos se adapta a la climatología y al contexto que nos es propio, por lo que la relación entre los individuos y su entorno se vuelve más precisa. Y todo ello, colaborando a crear una igualdad social desarrollada en base a una repartición alimentaria más justa.

Esto implica un ejercicio individual de toma de conciencia, que debe proyectarse cada vez que nos sentamos a comer. Pero, a pesar de lo que pueda parecer, no resulta tan complicado ejercer de consumidor responsable cuando tenemos al alcance una tradición que nos enseña cómo hacerlo. Es necesario darle el espacio y la importancia a cocinar que la prisa ha ido eliminando de nuestra dieta y en ese sentido, debemos desaprender a consumir y aprender, de nuevo, a comer. Mirar atrás nos conecta con nuestra identidad, nos trae platos y costumbres que nos definen como sociedad y nos proyecta hacia un futuro más justo.

Habla con nosotras!





Nombre

email

Asunto

Mensaje